Los carteristas no se esconden y hacen su agosto con el Mobile World Congress