Unos chimpancés rescatados de un laboratorio descubren las piscinas de bolas