A Pilar, la cirujana asesinada en Madrid, su pareja la maniató para que no pudiera defenderse