Por qué las comuniones se celebran en mayo y ni el coronavirus ha podido con ellas