Controversia en Zaragoza tras las imágenes de una calle abarrotada de gente en un concierto improvisado