96 horas en la cama sin saber si el coronavirus podría con ellos: lesionados medulares cuentan su confinamiento