El personal sanitario sigue denunciando carencias en los equipos de protección