Las sirenas se echan a la calle para animar a quienes respetan el confinamiento