Los disturbios en Barcelona cuestan dos millones de euros solo en mobiliario urbano