El ‘sherpa de Susqueda’ cayó por las conversaciones por Skype con su mujer