Un encontronazo entre las víctimas y Jordi Magentí como posible causa del crimen de Susqueda