La crisis del coronavirus empieza a hacer mella en los comercios