El Ayuntamiento de Barcelona reconoce una "crisis de seguridad" en la ciudad