El cupo de voluntarios está cubierto en Sant Llorenç