Barcelona partida en dos: el debate sobre la violencia se traslada a la calle