Solo el 1% de las denuncias de violencia de género se evalúa como de riesgo extremo