El descuartizador de Valdemoro cocinó los restos de la joven de 18 años en una barbacoa