En la destrozada biblioteca de Cebolla (Toledo) no dejan de recibir libros donados