La detención de un pedófilo de 57 años en Castellón desvela que menores ya graban y suben los vídeos a la red