La valentía de Sergio, con síndrome de asperger, vital para cazar a su abusador