Benita tenía el rostro desfigurado: el rastro de la sangre hasta los contenedores llevó hasta su asesino