Los detenidos por el asesinato de Samuel reconocen que no le conocían y que iban muy borrachos