La policía acusa de asesinato a los tres detenidos por el crimen de Samuel, que se siguen negando a declarar