Cuatro jóvenes de entre 20 y 27 años: los detenidos por la muerte a puñaladas de un guardia civil en Badajoz