Los devotos de la Virgen del Rocío no renuncian a su fiesta más emblemática