La DGT lanza una pregunta: ¿Deberían las marcas automovilísticas limitar la velocidad al fabricar sus coches?