Nada de segunda mano, homologadas y a contra marcha: Las sillas de los niños les salvan la vida