La pandemia perjudica a los más de 3 millones de afectados por enfermedades raras