La explotación laboral afecta a uno de cada diez niños en el mundo