Mantener el distanciamiento social en el transporte público, misión imposible