Dos millones de personas mayores viven solas en España y la cifra no deja de aumentar