Estados Unidos y Canadá pierden 3.000 millones de aves desde 1970