Los emoticonos ya sustituyen a las palabras