Los empresarios del ocio nocturno ven al certificado covid como su salvación, pero con condiciones