Llevaba ocho años fallecida en su casa en Vitoria y nadie, hasta ahora, preguntó por ella