Olaia y Estefanía, enfermas de fibrosis quística, reivindican ser consideradas de alto riesgo