100.000 personas mueren al año por el envenenamiento por mordedura de serpiente