Los vecinos del edificio de Santander afectado por el brote de coronavirus no podrán salir ni para hacer la compra