El presunto parricida de Tenerife pudo envenenar a su mujer y sus hijas y después ahorcarse