Un error administrativo ‘pierde’ los restos mortales de sus padres y abuelos