Arrestópolis, cuando los escalones convierten una casa en una cárcel