Los estudiantes de una residencia de León reciben a la policía con una cacerolada por confinarlos