Viven en un coche desde hace seis semanas