Los vecinos presagiaban el accidente en O Marisquiño, pero nadie asumió el mantenimiento de la estructura