Entre 50 y 200 millones de euros podrían haber recibido los fondos buitre al comprar vivienda protegida en España