La Fundación Amigó ayuda a los inmigrantes a aprender una profesión para poder vivir en España