La funeraria de Valladolid usó las tapas de los ataúdes para introducir algunos cadáveres en el crematorio