El gobierno activa un nuevo protocolo para frenar la viralización de vídeos con contenidos violentos o sexuales