Los estragos de la gota fría para el turismo español: ya hay un 25% menos de ocupación que el año pasado