La Península tardará en recuperarse de la peor gota fría de las últimas décadas